Benedicto XVI Anuncio II

Después de recibir aquella visión, comencé a escribir casi detalladamente todo lo que hasta ese momento había pasado. Hasta que un aconteci...

Después de recibir aquella visión, comencé a escribir casi detalladamente todo lo que hasta ese momento había pasado. Hasta que un acontecimiento inesperado, me incitó a publicar y difundir presurosamente nuestro primer escrito.

Exordio


Después de recibir aquella visión, comencé a escribir casi detalladamente todo lo que hasta ese momento había pasado. Hasta que un acontecimiento inesperado, me incitó a publicar y difundir presurosamente nuestro primer escrito.
       Estas líneas enumeran, de forma detallada y sincera, cada uno de los pasos que he dado en la divulgación de una pequeña parte del mensaje Divino, y, al mismo tiempo, y por sobre todo lo que recientemente he señalado, exponen la veracidad del oráculo de Dios, y la fidelidad de Él, el Altísimo, para con el aun pérfido y prevaricador pueblo.

El Señor es mi pastor, nada me faltará

Otoño del año 2008

Por ese entonces no tenía la más mínima idea de cómo se usaba una computadora, ya que ese tipo de aparatos era costoso e innecesario para nuestra forma de vivir; por consiguiente, el Internet era un medio que consideraba muy lejano e inabordable. Pero una noche, después de un día de trabajo, e inesperadamente para todos en nuestra familia, mi padre llegó hasta nuestro hogar cargando un viejo y descontinuado ordenador IBM. Lo había comprado en el lugar en donde aún trabaja, pues sus jefes habían adquirido nuevos equipos para su empresa, y las antiguas terminales las vendieron a sus trabajadores por solo 21 dólares.
       Tardé un par de días en advertir con claridad la voluntad del Altísimo tras aquel, aparentemente, insignificante acontecimiento (la llegada de aquella maquina a nuestro hogar), la cual consistió en trasladar todos nuestros escritos, plasmados en un pequeño cuaderno, a aquella anticuada aunque suficiente herramienta; para posteriormente ser publicados y difundidos mediante Internet y, por supuesto, de mano en mano. Todo lo que se me había mostrado y todo lo que había escuchado de la boca del Cordero de Dios, quien fue y aún es mi defensor, ante la maldad de los hombres y ante el excelso juicio del Altísimo, debía y debe ser conocido.

Jerusalén

Primavera del año 2008

El primer intento que hice por publicar y difundir nuestro primer escrito, fue impulsado por la sorpresiva noticia acerca de la confirmada visita que Benedicto XVI haría a tierra santa el año 2009, peregrinación que, inevitablemente, incluiría a Jerusalén como destino final para su gira por aquella región. En aquel periodo de tiempo, antes y durante la visita de Benedicto XVI a tierra santa, creí que el momento destinado para el cumplimiento de la visión podía haberse acercado peligrosamente, y temí por la vida del entonces papa (no emérito), pues había una pequeña posibilidad de que la palabra Jerusalén fuese absolutamente literal, recuerden lo que indicó el Espíritu, mediante las Escrituras, aquella madrugada del año 2007, mensaje que Él repetiría incesablemente por un largo tiempo, y que luego confirmaría por medio de una trágica visión descrita en la Primera Parte:

...22 Mirad que ahora yo, encadenado en el espíritu, me dirijo a Jerusalén, sin saber lo que allí me sucederá... ...25 "Y ahora yo sé que ya no volveréis a ver mi rostro ninguno de vosotros, entre quienes pasé predicando el Reino"... Hechos 20:22-25

Este inesperado acontecimiento, la peregrinacion que Benedicto XVI haría a tierra santa el año próximo (2009), me incitó a terminar, publicar y difundir lo antes posible nuestro primer escrito.

La transmisión del mensaje

Verano del año 2009

Antes de cualquier acción allanadora, introduje el documento word, que contenía el escrito original, en un pendrive de segunda mano que había adquirido especialmente para la ocasión; puse el dispositivo en uno de mis bolsillos, y salí a la calle para cumplir con lo que se me había encomendado por el Altísimo. Sabía de antemano todo lo que debía hacer para publicar y posteriormente difundir nuestro primer escrito en la web, pues, en junio del año 2008, antes de que aquel acontecimiento apareciese sorpresivamente en la prensa de la nación en la que aun vivio, en casa de unos familiares con acceso a internet, había elegido, probado y aprobado los servicios web que usaría para lograr nuestro objetivo: Debía, primeramente, ir hasta un cibercafé para crear una cuenta de correo electrónico gratuito en Google; luego, debía crear un blog en la plataforma Blogger, que por ese entonces ya había sido comprada por Google; posteriormente, debía copiar y pegar el contenido del documento Word en el editor de texto de Blogger; y, finalmente, debía presionar el botón “Publicar”. Así fue como el día 2 de febrero del año 2009, por medio de un blog creado en Blogger, fue publicado por primera vez uno de nuestros escritos en Internet, mensaje que hoy puede leerse en el siguiente link: B16A I.
       Pero aquello no bastaba, pues no hay mensaje alguno que se difunda por sí mismo, y siempre hay un receptor prioritario al cual esté dirigida la encomienda, un destinatario al cual debe entregarse primera y tal vez exclusivamente su contenido.
       Si mi Padre, en quien confío plenamente, me indicase que tú, quien lee estos escritos, corres el serio peligro de ser próximamente asesinado, sería una gran equivocación de mi parte que me apresurase a dar tal importante información a cualquier otra persona que no fueses tú, que eres el blanco de un asesino, en este caso, superficialmente indeterminado, tú, quien lee estas líneas, serias la prioridad en la entrega de tal mensaje. Si no existiese la posibilidad de proporcionar tan importante información a tu persona, en su defecto, trataría de entregarla a alguien de tu familia, quienes, supuestamente, se preocuparían y harían algo más que orar por ti al recibir tales significativas recomendaciones, ellos, hipotéticamente, te protegerían dentro de sus posibilidades. Si no fuese posible facilitarte tan importante información, y además tu familia no diese señal alguna respecto a la recepción de tan importante mensaje, a pesar de que su contenido se les entregó a tiempo, acudiría a mi Padre, quien me envió con tal comisión, para consultarle por lo qué debo hacer ante aquella situación y, según su respuesta, actuaria. Bueno, así fue como ocurrió.
       El blog creado el día 2 de febrero del año 2009, fue difundido vía correo electrónico mediante una invitación que contenía el link que conducía al blog. Mensaje que fue primera y especialmente enviado a otros correos electrónicos relacionados con el vaticano que encontré en Internet.

Este fue el mensaje enviado a los correos de la iglesia romana:

Luego de remitir estas invitaciones vía correo electrónico, comencé a enviar invitaciones a una pequeña parte de la iglesia católica sudamericana. Los destinatarios serían sacerdotes y laicos, especialmente aquellos que pertenecen a la iglesia católica de la nación en donde aún vivo. Aquel correo contenía una breve frase y el link que conducía al blog que aun contiene el mensaje. Por razones que explicaré en un instante, no conservo ningún registro de estos envíos sudamericanos.
       La difusión del blog creado en Blogger comenzó a realizarse el día 3 de febrero del año 2009, un par de meses antes de la visita que Benedicto XVI haría tierra santa, y concluyo el día 14 de mayo de ese mismo año, para ser retomada un par de meses después.
       La equivocación más grave que cometí, según mi criterio de ese entonces, ocurrió mientras difundía nuestro primer escrito por medio de correos electrónicos, y consistió en borrar el registro de la gran mayoría de los mensajes enviados entre los años 2009 y 2011. Estrictamente hablando, fui yo mismo quien trató, premeditadamente, de borrar por completo los registros, ya que no quería que hubiese rastro alguno de mi actividad en la carpeta de elementos enviados de nuestra cuenta de correo electrónico, pues, en ese momento, comenzaba a sentir algo de temor por lo que estaba haciendo para el Altísimo; ya que estaba tratando, por si aún no se han dado cuenta, con un tema bastante delicado: el asesinato de un papa, una de las figuras más importantes a nivel mundial. Quería, con toda mi alma, difundir el mensaje encomendado por Dios, pero, al mismo tiempo, no quería que alguna entidad, fuese cual fuese, comenzase a investigar la procedencia de los correos electrónicos enviados desde nuestra cuenta. Aquel temor, que ahora mismo le considero espiritualmente infantil, mezclado con mi ignorancia generalizada en cuanto a como funciona el Internet, me condujo, aquel día, a tratar de borrar todos los registros que, según mi pobre lógica de ese momento, podrían vincularme al envió de aquellos mensajes. Además, yo no podía ver en ellos lo que claramente podía ver Dios: documentos (digitales) a nuestro favor. Mas, gracias al Altísimo, que tuvo misericordia de su servidor, y de quienes humilde y sinceramente intentarían descifrar el contenido de estos escritos, dos de aquellos registros sobrevivieron a mi temor e ignorancia. Se trata de dos invitaciones: la primera fue enviada a vatio26@relstat-segstat.va, mientras que la segunda fue enviada a los siguientes direcciones: vatio23@genaff-segstat.va y vatio32@relstat-segstat.va.
       Estas son tres de las muchas direcciones de correo electrónico relacionados con el vaticano (.va), a las cuales envié pertinentes invitaciones durante el año 2009. La primera dirección mencionada, vatio26, pertenece a la Secretaría de Estado de la Santa Sede, presidida desde el año 2006 hasta el año 2013 por el Cardenal Tarcisio Pietro Evasio Bertone, el cual también es Camarlengo desde el año 2007, por lo que ejerció como tal tras la renuncia de Benedicto XVI. La Secretaria de Estado del Vaticano se compone, a grandes rasgos, de dos secciones: 1) La sección de Asuntos Generales, a la cual corresponde la dirección vatio32, y 2) la sección de Relaciones con los Estados, a la cual pertenece la dirección vatio23. Es decir, las tres direcciones de correo electrónico que sobrevivieron a mi incompetencia, estaban vinculadas al Cardenal Tarcisio Pietro Evasio Bertone, uno de los futuros protagonistas de esta historia.

A continuación, podrá observar 3 capturas de pantalla relacionadas con lo recientemente expuesto:


1) Invitación enviada a vatio26@relstat-segstat.va, correo electrónico perteneciente a la Secretaría de Estado de la Santa Sede. Fecha: 14 de mayo del año 2009. Hora: 20:52. Asunto: Anuncio. El seudónimo Benedicto XVI sería cambiado por el seudónimo Vigilis VII en el futuro.



2) Invitación enviada a vatio23@relstat-segstat.va, correo electrónico perteneciente a la sección de Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, y a vatio32@relstat-segstat.va, correo electrónico perteneciente a la sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede. Fecha: 14 de mayo del año 2009. Hora: 20:54. Asunto: Anuncio.


3) En esta captura de pantalla se puede apreciar, al costado derecho de la imagen, el salto de fechas entre los registros almacenados. Lo que fue provocado por el error que he relatado. Las direcciones de correo electrónico y los nombres de usuario han sido quitados o difuminados para proteger la identidad de terceros.
Todas las direcciones de correo electrónico expuestas en este sitio, como muchísimas otras más relacionadas con el vaticano, son de absoluto dominio público y se las puede encontrar fácilmente usando Google u algún otro buscador de Internet.

Todos deben enterarse


El segundo intento que hice por publicar y difundir nuestro primer escrito, tuvo lugar el año 2010, y consistió en la creación de un sitio web gratuito en Wix; en ese momento pensé que Wix podía ser una mejor opción que Blogger para nuestros escritos, pensamiento que ha cambiado rotundamente con el transcurso del tiempo.

El sitio web creado en Wix funciono como contenedor del primer escrito por tres años y medio aproximadamente, mientras que el blog creado en Blogger siguió ahí por todo ese tiempo, pero de forma privada (para evitar confusión entre los usuarios).
       El sitio web creado en Wix el año 2010, fue difundido, primeramente, de la misma forma que el blog creado en Blogger el año 2009, vía correo electrónico. Un año después, aproximadamente, daríamos un nuevo paso en la difusión de nuestro primer escrito, pues así debíamos hacerlo, lo que haría que el mensaje fuese conocido por un número considerablemente mayor de personas alrededor de todo el mundo.
       El 10 de marzo del año 2011, a las 11:21 horas, fue publicado por primera vez un vídeo en YouTube, con la única y firme intención de difundir el sitio web creado en wix entre el público secular. Posteriormente se publicarían 2 vídeos casi idénticos con el mismo propósito, pero con diferentes y sugerentes títulos que sin duda llamarían la atención del usuario de aquella plataforma, los días 11 y 12 de Marzo del año 2011. De esta forma, nos asegurábamos de que el contenido del primer mensaje estuviese a disposición de muchísimas más personas, y no tan solo de un pequeño fragmento de la iglesia. Después de comunicar el mensaje a la iglesia romana, a la iglesia sudamericana y a la iglesia de la nación en donde aún vivo, debía comunicarlo a todo el mundo, especialmente a quienes estuviesen dispuestos a descifrar y tomar en serio el contenido de estos escritos, esa fue el mandato que recibí de quien me envió, pues, la Tercera Parte de estos escritos le compete no tan solo a la iglesia, sino que al mundo entero.

Primer vídeo publicado en YouTube con la intención de difundir el sitio web creado en Wix:


El oráculo del Altísimo


El periódico italiano: Il Fatto Quotidiano, especializado en periodismo político de investigación, publicó un artículo el día 10 de Febrero del año 2012, titulado: “Complotto contro Benedetto XVI entro 12 mesi morirà”. Que traducido es: "Complot contra Benedicto XVI dentro de 12 meses morirá". He aquí la portada de la edición impresa:



Fragmentos de la Primera Parte:


Subí a un lugar apartado, no en el cielo sino en la tierra, en donde encontré una especie de libro blanco y rectangular. En su tapa estaban escritos un nombre y un número: el nombre era Benedicto y el número era XVI. En su interior había un dibujo tipo bosquejo, el cual retrataba la figura de un papa, se le podía distinguir por el aspecto de sus ropas. Él estaba recostado en una especie de cama rectangular, y tenía las manos sobre su pecho; indudablemente estaba muerto... Benedicto XVI Anuncio I

El estar ahí me dejó la horrible sensación de que este era un vergonzoso y muy bien guardado secreto”. Benedicto XVI Anuncio I

El bosquejo es un ante proyecto, es decir, las primeras líneas de una obra o plan a ejecutar en el futuro. En este caso, una confabulación urdida en secreto, en las altas esferas de la iglesia, para acabar con la vida del papa Benedicto XVI.

El hecho de que advirtiésemos de antemano sobre un anómalo final para el pontificado de Benedicto XVI, lo cual, según el conocimiento y el entendimiento de muchos de los lectores de estos escritos: “no llegó a cumplirse”, pues nada de lo descrito en la visión expuesta en la Primera Parte sobrevino sobre el patriarca católico, pues Benedicto XVI Anunció su renuncia al pontificado y no pereció trágicamente como fue dado a entender en aquellas líneas, es algo que debió ser tomado de todas formas en cuenta por los usuarios de estos escritos.
       Benedicto XVI es el sexto papa en toda la historia de la iglesia católica en abdicar, es decir, el sexto patriarca en casi dos milenios en renunciar a su puesto; el anterior a él fue Gregorio XII, hace casi seiscientos años atrás (Concilio de Constanza 1414 - 1418). ¿Acaso alguna enfermedad pudo haber apartado a un servidor elegido legítimamente por Dios de su puesto? Moisés fue patriarca hasta que fue llamado por Dios; David debió esperar a que muriese Saúl para poder reinar en Israel, y gobernó hasta morir; Pedro fue apóstol y patriarca de los primeros cristianos hasta que le mataron; ¿por qué Benedicto XVI renunció a un puesto que solo se deja con la muerte?, y, ¿por qué un hombre como yo, pobre y sin instrucción académica, podría haber vaticinado cercanamente un fin sorpresivo y abrupto para su papado? A esta última pregunta responderé de inmediato, y sin ningún otro ánimo o motivo que la más pura verdad: pues porque he sido enviado por el Altísimo, y tan solo repito lo que sale de su boca, es más, ninguna falla hay en lo que hasta el momento he escrito para Él. Y ahora, impulsado por el Espíritu que ha inspirado estos escritos, responderé finalmente a la primera interrogante: Benedicto XVI renunció anticipadamente a su puesto bajo la enorme presión de ser asesinado en el mismo vaticano.  
       El documento que llegó a manos del periódico italiano il Fatto Quotidiano, con la categoría de Estrictamente Confidencial, fue entregado por el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos a la Secretaría de Estado del vaticano, presidida por el cardenal Tarcisio Evasio Bertone, y al secretario del papa, el arzobispo alemán Georg Gänswein, para su inmediata investigación. El papa también fue informado del contenido del documento, como debe hacerse en estos casos, por el mismo cardenal Castrillón Hoyos, en una audiencia privada concedida por el ex-patriarca. Si suponemos que los encargados de resguardar la vida del papa hacen un buen trabajo, el origen del documento y su contenido debieron ser intensamente investigados, pues exponen la supuesta e ineludible profecía que un importante cardenal, Paolo Romeo, arzobispo de Palermo, hace, en algunas reuniones secretas en China, sobre la muerte de Benedicto XVI; premonición que, según quienes le escucharon y posteriormente denunciaron sus dichos a los miembros apropiados del vaticano, más bien sonaba a un complot para asesinar al papa. A pesar de la gravedad de lo expuesto en aquel documento, el vaticano jamás entregó una declaración oficial que desmintiese el escrito.
        Después de leerlo, y luego de enterarme de cómo sucedieron las cosas en torno al apunte, solo puedo decir una cosa al respecto: Aquel documento fue elaborado, y expuesto públicamente, con la única intención de resguardar la vida de Benedicto XVI. Misma intención que tuvo el Espíritu del Altísimo al inspirar a este servidor la elaboración y publicación de nuestros escritos en la web desde el año 2009. Por gracia y misericordia de Dios, se han evitado dos durísimos golpes para la iglesia: el asesinato de un papa en pleno suelo Vaticano, y la posterior vergüenza, dolor y desilusión que hubiese acarreado el conocer el rostro de aquellos que complotaron contra su vida.

El contenido del artículo


En vista de que no disponemos del documento completo, el cual consta de 2 páginas (solo tenemos la numero 2 en nuestro poder), citaremos una generosa porción del artículo escrito por el periodista Marco Lillo, y publicado por el periódico il Fatto Quotidiano, tanto en su edición impresa como en su sitio web, el día 10 de Febrero del año 2012. Saque usted sus propias conclusiones, pues a mí no me es permitido hacerlo por usted:

Marco Lillo, Il Fatto Quotidiano

Complot contra Benedicto XVI dentro de 12 meses morirá


La Trama y los Personajes


El documento en posesión del Fatto Quotidiano que está escrito en alemán, probablemente para que sea comprendido plena y solamente por el Papa y por sus más estrechos colaboradores y compatriotas, como monseñor George Ganswin. Comienza con un largo título en negrita: «Viaje del Cardenal Paolo Romeo, arzobispo de Palermo, a Pekín en noviembre del 2011: Durante sus conversaciones en China, el Cardenal Romeo ha profetizado la muerte del Papa Benedicto XVI dentro de los próximos 12 meses. Las declaraciones del Cardenal han sido expuestas, como las de una persona probablemente informada de un serio complot criminal, con tanta seguridad y firmeza, que sus interlocutores en China han pensado con pavor, que se está planeando un atentado en contra del Santo Padre».
       Después de esta explosiva premisa, el texto se divide en tres secciones, cada una con un titular en negrita. El primero es "Viaje a Pekín", el segundo "Secretario de Estado Cardenal Tarcisio Bertone" y el tercero es "Sucesión del Papa Benedicto XVI". La primera sección reconstruye el extraño viaje a China realizado por el arzobispo de Palermo, Paolo Romeo, una figura influyente en la Iglesia: 73 años, nombrado cardenal en el consistorio del 20 de noviembre del 2010 por el Papa, y participará en el próximo cónclave. Nacido en Acireale (Sicilia) en una familia rica y numerosa, Romeo es una persona extrovertida, amante de la buena comida y la tecnología, tanto así, que en la página web de su arquidiócesis se lee: "Síguenos en Twitter", que según él: "el Señor podría haber utilizado para los diez mandamientos". Después de una larga carrera que lo ha llevado a las Filipinas, Venezuela, Ruanda, Colombia y Canadá, fue nombrado nuncio apostólico en Italia, y en el 2006, cuando debió ser designado como el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, inició una consulta entre todos los obispos italianos, que nunca fue autorizada y además fue repudiada por Benedicto XVI.
       Incluso el Cardenal Castrillón Hoyos fue repudiado por el Papa por una carta del 2001 en la que este felicitó a un obispo francés condenado por no denunciar a las autoridades civiles a uno de sus sacerdotes, culpable de abuso sexual de menores. Castrillón, mayor que Romeo, pertenece a la corriente más tradicionalista de la Iglesia y en 2009, como presidente de la Comisión Ecclesia Dei, cuando se ocupó de los Lefebvrianos, no señaló al Papa el peligro que representaban los puntos de vista antisemitas del obispo Williamson. A los 80 años, en el 2010, es un jubilado y no participaría en el próximo cónclave. Castrillón tal vez advierte como una invasión de campo la visita de Romeo a China. Un país en el cual está en curso una durísima represión sobre la comunidad cristiana que se niega a someterse al régimen.
       De acuerdo con lo que está escrito en el documento, aunque Romeo no se habría ocupado de este: «En noviembre del 2011, el cardenal Romeo se fue con una visa de turista a Beijing, donde, de hecho, no se reunió con ningún miembro de la Iglesia católica en China, sino que con empresarios italianos, que viven o trabajan mejor en Beijing, y con algunos interlocutores chinos. En Beijing, el cardenal Romeo dijo haber sido enviado personalmente por el Papa Benedicto XVI para continuar, o mejor verificar las conversaciones iniciadas por el cardenal Darío Castrillón Hoyos en marzo del 2010 en China. También afirmo que era el interlocutor designado por el Papa para lidiar con los futuros problemas entre China y el Vaticano».

Las Tres Secciones del Documento


En el primer párrafo, el autor anónimo del documento entregado a los hombres del Secretario de Estado Bertone y al Papa por Castrillón, describe básicamente a Romeo como “algo fanfarrón”. El arzobispo de Palermo se acredita así mismo como un viejo amigo del cardenal Castrillón, como un experto en el trato con la iglesia clandestina desde su experiencia en Filipinas, e incluso como parte de algún tipo de directorio secreto que gobierna la Iglesia de Ratzinger. «El Cardenal Romeo ha sorprendido a sus interlocutores en Pekín informándoles que él – Romeo – formaría junto al Santo Padre – Papa Benedicto XVI – y al Cardenal Scola, una Troika. Para los asuntos más importantes, por lo tanto, el Santo Padre consultaría con él - Romeo - y con Scola».
       Luego viene la sección de críticas que Romeo habría dirigido al capo de gobierno de la iglesia, el Secretario de Estado Tarcisio Bertone. «El cardenal Romeo ha criticado duramente al papa Benedicto XVI, porque se ocupa principalmente de la liturgia, descuidando el "trabajo diario", encargado por el Papa Benedicto XVI al cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de la iglesia católica romana». No sólo eso: Bertone y Ratzinger son descritos como un par de litigantes obligados a cohabitar entre los Muros Leoninos: «La relación entre el Papa Benedicto XVI y su secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, sería muy conflictiva. En una atmósfera de confidencialidad el cardenal Romeo informó que el Papa Benedicto XVI odiaría literalmente Tarcisio Bertone y que de muy buena gana lo sustituiría por otro cardenal. Romeo añadió, sin embargo, que no habría ningún candidato más adecuado para ocupar este puesto y es por esto que el Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, continuaría llevando a cabo su tarea».
       En este punto, después de señalar que: «La relación entre el Secretario de estado y el cardenal Scola sería igual de hostil y tormentosa», viene el párrafo en que se trata la sucesión del Papa, que vería en una posición privilegiada al propio cardenal Scola, siempre muy cercano a Comunión y Liberación (CL). «En secreto el Santo Padre se estaría ocupando de su sucesión y ya habría elegido al Cardenal Scola como idóneo candidato, porque es el que más se acerca a su personalidad. Lenta, pero seguramente, lo estarían preparando y formando para a ocupar el cargo de Papa. Por iniciativa del Santo Padre –así como de Romeo– el Cardenal Scola fue transferido de Venecia a Milán, para que pueda preparar allí con calma a su Papado. El cardenal Romeo ha continuado sorprendiendo a su público en China –dice el documento entregado por el cardenal colombiano al Papa– en china continuo divulgando indiscreciones».
       Y entonces, después de haber examinado el marco del reporte de los conflictos al interior del Vaticano en vista de la sucesión de Ratzinger, Romeo, según el apunte, habría lanzado frente a sus interlocutores la bomba: «Seguro de sí mismo, como si lo supiese con precisión, el Cardenal Romeo ha anunciado que el Santo Padre sólo tendría otros 12 meses de vida. Durante sus conversaciones en China ha profetizado la muerte del Papa Benedicto XVI en los próximos 12 meses. Las declaraciones del cardenal fueron expuestas, como por una persona probablemente informada de un serio complot criminal, con tal seguridad y firmeza, que sus interlocutores en China pensaron con pavor, que se está planeando un atentado contra el Santo Padre». Para acreditar la veracidad de los hechos reportados, el documento maliciosamente comenta: «El Cardenal Romeo se sentía tan confiado, que no pudo imaginar que las declaraciones hechas en esta ronda de conversaciones secretas, llegarían a transmitirse por terceros al Vaticano».



A continuación el periodista Marco Lillo, autor del polémico artículo, y el director del periódico Il Fatto Quotidiano, Antonio Padellaro, hablan sobre el tema en el programa de televisión italiano Servizio Pubblico:


Algunos, a pesar de las pruebas exhibidas, aunque nosotros no necesitamos dar pruebas a alguien, sino que por causa de los que leen han emergido estas, seguirán diciendo que las profecías que vienen de parte del Altísimo deben forzosamente cumplirse, en este caso, el asesinato de Benedicto XVI, según sus precarios juicios, debió ser absolutamente inevitable, ya que era, como afirma quien escribe, un mensaje proveniente del mismo Mesías, aquel que está sentado a la diestra del Altísimo.
       Pues a aquellos les digo lo siguiente: ¿Acaso no conocen las Escrituras? Acaso no son ellas las que señalan que el éxito de una profecía como esta no está en que se cumpla, sino en que se evite la tragedia. ¿Acaso no fue Jonás enviado a Nínive por el Altísimo para anunciar la destrucción de aquella ciudad si sus habitantes no se volvían al Dios verdadero? ¿Acaso vino alguna destrucción sobre Nínive después del anuncio de Jonás?, la respuesta es NO, nada sobrevino sobre los habitantes de Nínive después de la proclama de Jonás, pues ellos creyeron a lo expuesto por el profeta, e hicieron caso a todo cuanto este les dijo en nombre del Altísimo.

Cuando Dios vio lo que hacían y cómo se convertían de su mala conducta, se arrepintió del castigo que había anunciado contra ellos, y no lo ejecutó.Jonás 3:10

Ahora, respondan esto: ¿No fue Mardoqueo quien, por gracia del Altísimo, descubrió un serio complot para matar al rey Asuero? Pues, este inútil siervo, que escribió todas estas cosas y más para Dios, por Su gracia, como Mardoqueo, le fue hecho percibir aquel plan para asesinar a Benedicto XVI antes de que este llegase quitarle la vida, y, antes de que aquel complot fuese publicado por medio del periódico italiano Il Fatto Quotidiano, como Mardoqueo, este siervo ya había manifestado aquellas oscuras intenciones a quien primeramente debía revelarlas, en nuestro caso, al vaticano y al resto de la iglesia.
       Porque la profecía enviada por Dios no es para anunciar la inevitable muerte del hombre, sino para que este se allegue a (Dios) quien puede salvarle la vida, a pesar de lo terrible que estas pudiesen llegar a sonar. Porque los que servimos al Altísimo, como Él, no nos complacemos de la muerte de ningún hombre, sino en que estos escuchen a Dios y le obedezcan, pues ningún muerto puede arrepentirse de sus pecados y alabar al que hizo el cielo y la tierra desde el sepulcro. Ahora, dime, tú, que lees o escuchas estas palabras: ¿Crees en lo que hemos dicho y hecho? Si crees, no te agradeceré en nada, y tú no debieses tener ninguna gratitud para conmigo, toda gratitud sea para Dios, quien da, quita y extiende la vida a quien quiere.

.Ahora, les recomiendo que lean y que escuchen con atención lo que estoy pronto a decir de parte del Altísimo, pues si hacen todo lo que les digo en Su Nombre, podrán salvar sus vidas y, tal vez, alejaran de sus casas la aflicción

“Ahora mismo tengo en los cielos un testigo; en lo alto se encuentra mi abogado”. Job 16:19


NOTA: Hacia el final del documento confidencial, fechado 30/12/2011, se asegura que el cardenal Romeo predijo confiadamente en sus reuniones secretas en China, que el nuevo papa, es decir, el sucesor de Benedicto XVI, seria un candidato con raíces italianas:

El Cardenal Romeo además predijo con confianza, lo que ya se ha establecido secretamente, que el sucesor del Papa Benedicto XVI sería definitivamente un candidato con raíces italianas.Documento Vaticano Confidencial

El árbol genealógico de Martín Bergoglio. 
A la centro izquierda, abajo, figura Jorge (Francisco I).

Comenta con facebook